Coca salada valenciana.

6th abril 2007

Coca salada valenciana.

escrito en A la mesa, Básicos, Los fogones, Verduras |

coca valenciana

Este año me ha dado por preparar los platos de cuaresma que siempre se han comido en casa de mi madre, y el viernes santo, entre procesión y procesión, se hacían las cocas, que degustábamos en la comida y en la cena, porque ella, además de que no se perdía ni una, respetaba la costumbre de no comer carne hasta el domingo de pascua. Así que hoy que me he levantado temprano, y tenía a mano todos los ingredientes, me he puesto con las manos en la masa.

Ingredientes: Para la masa:
* 375 gr. de Harina,
* Una tacita y media de las de café, de aceite,
* Una tacita y media de las de café, de vino blanco, optativo, pero que mejora el sabor de la masa,
* Sal.

Para el relleno:
* 1 kg. De tomates maduros,
* 200 gr. de tonyina (atún en salmuera),
* 100 gr. de atún en aceite,
* 25 gr. de Piñones,
* 2 Pimientos rojos grandes,
* Dos tacitas de las de café, de aceite de oliva.

Elaboración:

La coca salada en sus diferentes formas es una especie de pizza por cuanto lo que es la parte que vamos a llamar relleno va sobre la superficie de la masa y se pone al horno para que se cueza y se termine de hacer.
Hay gran variedad de cocas saladas, pues si la masa normalmente es igual para todas, el relleno puede ser tan variopinto como cocineras haya. Esto es como el Arroz en paella que cada uno le da el toque que quiere, pero en la receta de hoy vamos a preparar una de las más típicas, la de tomate, pimiento y atún.

Para preparar la masa: Unir todos los ingredientes de la masa en un recipiente tipo bol pero más grande trabajándolos hasta que la mezcla se separe de las paredes del recipiente. Se coloca un poco de harina en el fondo del recipiente donde hemos trabajado la masa, se coloca ésta encima y la dejamos reposar, tapada con un paño para que no se enfríe, como una media hora.
En tanto nos dedicamos a preparar el relleno. Para ello procedemos a desmenuzar con las manos la “tonyina” en trozos pequeños. Se trocean los pimientos. Se pican los tomates pelados. Echamos el aceite en una sartén y lo calentamos bien. Llegado a este punto la retiramos del fuego y le echamos los piñones y les damos unas vueltas para evitar que se quemen aunque han de dorarse. Una vez que los piñones los tenemos así, los retiramos de la sartén y los reservamos. En el aceite donde hemos frito los piñones procedemos a freír los pimientos y cuando empiecen a dorarse, añadiremos los tomates dejando que la mezcla se vaya friendo lentamente hasta que el jugo de los tomates se consuma y solo se note el aceite sobre la superficie. En este momento le echamos la sal al gusto y dependiendo del paladar de cada uno se puede añadir azúcar para paliar es sabor más o menos ácido del tomate.
Se añade entonces a esta mezcla el atún en aceite desmenuzado, la “tonyina” y los piñones. Se mezclan bien todos los elementos y se deja un poco más de tiempo al fuego, como unos cinco minutos.

Volvamos a la masa. Una vez haya reposado sus 30 minutos procedemos a colocarla sobre una superficie dura y lisa donde se pueda trabajar y estirar con el rodillo hasta alcanzar una superficie que sea un poco mayor que la bandeja donde la colocaremos. Esto es así porque hemos de recortarle los bordes a la masa para que se adapte a la bandeja (llanda). Untamos ésta con aceite, le colocamos el relleno bien extendido por toda la masa de una manera uniforme y ya la tenemos lista para meter al horno el cual se habrá precalentado anteriormente a una temperatura de 180º durante 10 a 15 minutos.

Sabiendo hacer la masa, las posibilidades de ‘relleno’ son infinitas, aunque las más apreciadas son, en mi casa, las de hierbas silvestres, limpias, cocidas y sofritas con ajitos tiernos, y las más simples, de aceite, sal y una anchoa recién desalada, con las que la nena se suele chupar los dedos.

Una vez colocada en el horno se tiene en el mismo a la temperatura indicada durante una media hora, mirando de vez en cuando para saber su estado de cocción y dependiendo del gusto de cada uno. En casa la masa la queremos crujiente pero hay quien la prefiere más tierna. Lo mismo pasa a la hora de comerla: cada uno la prefiere de una forma desde muy caliente a fría. Como cuando te pones, haces más de las que te vas a comer, suelen sobrar, así que en cada ocasión se consigue contentar a casi todos los que, una y otra vez, se sientan a la mesa.

Actualmente hay 4 comentarios de “Coca salada valenciana.”

Se agradece cualquier comentario.

  1. 1 En mayo 14th, 2009, cecile dijo:

    muy delicioso !

  2. 2 En septiembre 7th, 2009, Anónimo dijo:

    yo busco la clasica coca de alcoy la comia cuando era pequeña y no la encuentro

  3. 3 En noviembre 1st, 2009, Antonio dijo:

    Es casi un comentario general:
    Cuando hablamos de hormo ¿no podriais indicar si es arriba y abajo, solo abajo, etc y a que altura? es el exito de la receta.

  4. 4 En octubre 15th, 2011, maría dijo:

    una gran receta, la hemos hecho para cenar esta noche , por cierto la coca de toda la vida la puedes encontrar en elche en la panaderia EL IMPERIAL ( Barrio de carrus ) ó EL JARDIN DE LAS DELICIAS ( plaza madrid ) , ó en la calle del Camino de los Magros también hay otra panadería buena que la hacen HORNO JOSÉ ,

    el horno entiendo que es por arriba y por bajo , ya que la masa debe cocer por ambos lados ,( referente al comentario anterior )